10 motivos por los que los  niños deben hacer puzzles

 

Hoy en día la televisión y las nuevas tecnologías ocupan gran parte de la actividad lúdica de los más peques de la casa. Sin embargo, debe haber tiempo para todo y los ratos de ocio también pueden dedicarse al deporte y a otras actividades y juegos.

Los puzzles son una estupenda manera de divertirse y según Marta García-Lomas —psicóloga experta en niños y adolescentes, y máster en psicología clínica— son una actividad muy recomendable, que produce numerosos beneficios psicológicos. García-Lomas propone este decálogo de motivos por los que los puzzles representan un entretenimiento idóneo para niños y jóvenes:

 

1-Con los puzzles, los niños observan y exploran los objetos que tienen a su alrededor, mejorando su atención y concentración.

2-Aprenden a autocontrolarse y a reflexionar antes de actuar.

3-Desarrollan la visión espacial y las habilidades cognitivasaprendiendo conceptos de los diferentes temas sobre los que versa el puzzle (objetos, animales, paisajes, etc.)

4-Mejoran el razonamiento perceptivo y las habilidades matemáticas, así como la resolución de problemas.

5-Desarrollan la capacidad motora fina, es decir, la de los movimientos manipulativos pequeños, como por ejemplo escribir, ya que tienen que colocar pequeñas piezas en su sitio con gran habilidad y precisión.

6-Desarrollan la coordinación viso-motora o, lo que es lo mismo, la que comunica la mano con el ojo.

7-Aumentan su capacidad de sacar información específica de algo general, y al revés: de algo concreto (como puede ser una sola pieza) construyen el todo(que es el puzzle completo). Con la imagen general tienen que localizar cada una de las piezas y con ellas conseguir formar el modelo, es decir, aprenden a sintetizar la información recibida del entorno.

8-Además les ayuda a mejorar su autoestima y motivación porque conseguir terminar el rompecabezas es un éxito para el niño y una motivación para seguir realizando más.

9-También aprenden a organizar información y conceptos de su alrededor, ya que deben ordenar las piezas antes de completarlo.

10-Por último, al tener la imagen del puzzle final, se guían por el modelo que tienen delante: aprenden de los demás o de los objetos a su alrededor.

11-Los beneficios que acabamos de exponer son solo algunos ejemplos de los muchos motivos por los que un niño debe jugar con puzzles. Otras razones son: la superación de desafíos, la tolerancia a las dificultades, la mejora de la lógica y el lenguaje, y el refuerzo de las relaciones familiares y de la socialización, si se hacen en familia. Además, según investigaciones recientes, todo apunta a que armar puzzles desde la niñez podría prevenir del desarrollo de problemas de memoria en la vejez, tales como el Alzheimer.

fuente: www.puzzlepasion.com